Un acuerdo bueno para las constructoras y para México, es un pequeño paso en les sentido correcto para abonar a la confianza de los inversionistas.