Los actuales trabajadores de Telmex y Telnor tienen miedo que con la separación de las empresas pierdan sus trabajos y derechos como trabajadores