Más que un videojuego, "GRIS" trata de una experiencia sensorial donde imágenes y música acompañan al jugador a encontrar su lugar en una realidad difuminada por un experiencia dolorosa.