López Obrador dijo que cancelará la reforma educativa, mientras que la energética la analizará y admitió que sí se puede conciliar; afirmó que no lucha por cargos y que quiere ser un hombre de nación.