A los Estados Unidos no parece importarle que las principales causas de la migración centroamericana sean la pobreza, la inseguridad y la sequía.