Un taxista en Seattle ganó en un juicio el derecho a vestirse como él quiera mientras trabaja en su taxi.