El dólar se fortaleció frente a todas las principales monedas del mundo, esto afectó negativamente al peso mexicano además de las ligeras bajas en el precio del petróleo.