En México, por cada 100 matrimonios, hay 28 divorcios y una de las causas está relacionada con el dinero.