El ganador con más de 80% de los votos fue Alejandro Moreno, recibiendo así un partido hecho pedazos, sin militantes, ni simpatizantes, menos electores, ni poder.