Gil pensaba en el Partido Verde Ecologista de México, que ni es partido ni es verde ni es ecologista, pero negocio sí, un negociazo.