Los muertos son los cientos de miles de mexicanos a quienes la inseguridad ha privado de la vida, y paradójicamente su mayor capital son las muertes.