PES pierde el registro, lo que es un triunfo de la legalidad y la certeza.