En Estados Unidos se vendieron, de acuerdo con el último conteo, 24 millones de cajas de whisky doméstico que le ha ido ganando terreno al vodka