¿En realidad, este es nuestro día perfecto?