Me temo que vamos a padecer por mucho tiempo la obsesión de Donald Trump por el muro mientras más se acerque la elección en noviembre de 2020.