López Obrador tuvo la habilidad para monopolizar la agenda electoral.