Además de apilar cuerpos en tráileres, autoridades de Jalisco incineraron y almacenaron en cajas de cartón y estantes de oficina más de mil restos de personas sin identificar entre 2006 y 2018.