El caso de la reforma aprobada por 21 diputados de todos los partidos en BC para extenderle el mandato al gobernador electo Jaime Bonilla de 2 a 5 años, es un verdadero agandalle.