La revolución no será televisada, dice el estribillo de una famosa canción que fue pieza de culto en EE.UU. en 1971