Un Oscar muy politizado y las redes sociales