La violencia que impacta al sur del Estado de México, ha provocado la huida de decenas de médicos, varios de ellos fueron secuestrados y obligados a atender a criminales heridos incluso algunos fueron levantados y ejecutados.