La historia de terror contada a través del twitter