La dos veces presidente de Chile y torturada bajo la dictadura de Pinochet, fue nombrada por el secretario general de la ONU, António Guterres, como la nueva Alta Comisionada de Derechos Humanos.