Fue el lema que los días pasados unió las voces de rabia, angustia y de impotencia de millones de mexicanas que son violentadas, en sus hogares, en las calles, en los espacios trabajo y hasta en la política.