Desde que los aparatos son recargables y no de pilas, se ha establecido un inquietante parangón entre nosotros, y digamos, nuestro teléfono celular.