El extremo norte de la península de Yucatán aún presenta una naturaleza exuberante, con dunas costeras, humedales y selvas tropicales, en donde viven animales extraordinarios.