Es una exageración que el presidente haya pedido una disculpa Ximena García y a verla suspendido de su trabajo.