¿La política exterior mexicana debe privilegiar al orgullo nacional sobre la conveniencia con EEUU?