Estados Unidos avanza hacia un destino de mayoría racial hispana y el presidente Donald Trump quiere impedirlo con el símbolo psicológico del muro.