Los que acompañan al próximo Presidente y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas deben hacerse a la idea de que los militares, como funcionarios públicos federales, pertenecerán a la misma administración que ellos.