Los dos países están en principio de acuerdo en que la migración centroamericana a través de México se disminuya con la reducción de las causas como la violencia, la pobreza y la falta de empleo.