Un expiloto de Nascar dejó todo para crear su propia empresa, que en tres años ha crecido cinco veces.