El incremento de la violencia en Tijuana, Baja California ha provocado que el servicio médico forense este al tope de su capacidad.