Abuela, hijo y nieto. La primera quien murió hace 5 años siempre cocino platillos de Oaxaca, su tierra natal. Los descendientes heredaron su gusto por la gastronomía oaxaqueña y desde entonces elaboran tamales tradicionales y “especiales”, que venden por internet y en un puesto de Iztapalapa.