De 1.4 millones de automóviles vendidos, 1% no usa gasolina

Reporte AMIA. Los híbridos (gasolina y electricidad) colocados en el mercado fueron 7 mil 50; los híbridos enchufables, 930, y eléctricos solo 102 unidades.
En el mercado mundial, 57 por ciento de las personas están buscando comprar un auto a gasolina; 32, un híbrido y 6 por ciento eléctricos. (Especial)

Luis Madrid

La aceptación de los mexicanos hacia los autos eléctricos aún es incipiente, toda vez que, según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), actualmente representan menos de 1 por ciento del mercado automotriz mexicano.

Según el organismo, durante 2018 la venta total de vehículos ligeros fue de un millón 421 mil 458 unidades, de los cuales 8 mil 82 autos no eran impulsados completamente por gasolina: los híbridos (gasolina y electricidad) ocuparon la mayor parte, con 7 mil 50; seguidos por los híbridos enchufables, con 930 unidades, y por los eléctricos con solo 102 unidades.

En entrevista con MILENIO, Manuel Nieblas, especialista en productos industriales y de manufactura de la consultora Deloitte México, asegura que a pesar de estas cifras, el futuro de la industria automotriz mexicana y del mundo se encuentra en los autos propulsados por electricidad.

“Si revisamos el porcentaje de crecimiento a escala mundial, ha ido exponencialmente al alza y más o menos el 1 por ciento son vehículos eléctricos… actualmente el porcentaje es muy pequeño, pero por eso cada año se ven dinamismos arriba de cien por ciento”, señaló.

En el mundo, Noruega representa un modelo a seguir, dado que arriba de 30 por ciento de su mercado es eléctrico, y el gobierno tiene la meta de acabar con la venta de autos de diésel y gasolina en 2025.

Nieblas agregó que por ahora los autos con esta tecnología no son los más eficientes en México: “En realidad los que más funcionan son los híbridos, tanto los de motor de gasolina como los enchufables”.

BARRERAS

Entre los factores que frenan su crecimiento en el mercado mexicano se encuentra la falta de infraestructura, en particular la instalación de electrolineras, y el precio elevado para el rango de compra de los mexicanos, “Los eléctricos son caros, el más barato está en los 600 mil pesos y el promedio que el consumidor mexicano está dispuesto a pagar es de 230 a 240 mil pesos”.

En el mercado mundial, 57 por ciento de las personas están buscando comprar un auto a gasolina; 32, un híbrido y 6 por ciento eléctricos.

Entre los factores determinantes para no comprar un eléctrico (33 por ciento) es la falta de infraestructura de carga, según el Estudio Global del Consumidor Automotriz 2018 de Deloitte.

Nieblas señaló que para que haya más eléctricos circulando por las calles se tienen que atender dos temas principales: la creación de estímulos e incentivos por parte del gobierno y que mejore la tecnología con lo que son fabricados y esto, a su vez, hará que bajen los precios, “si ves el precio de los vehículos de hace cinco años con los actuales, el precio ha bajado de forma significativa” señaló.

NOTAS MÁS VISTAS