Argentina en vilo debido a crisis económica

FT Mercados

La incertidumbre sobre el futuro de la economía argentina alcanza al presidente Mauricio Macri.
Macri llamó al FMI a acelerar los pagos del paquete de rescate que acordaron en junio (Reuters).

Benedict Mander

Hace apenas 10 meses el presidente de Argentina, Mauricio Macri, se encontraba en lo más alto. Luego de un desempeño sorprendentemente fuerte de su coalición de centroderecha en los comicios de mitad de periodo, muchos creyeron que estaba listo para una victoria fácil en las elecciones presidenciales del próximo año.

 Ese optimismo comenzó a desvanecerse cuando estalló una crisis monetaria a finales de abril, y desapareció por completo la semana antepasada, luego de dos días de pánico en el mercado que culminaron con una pérdida de 15% del valor del peso, lo que expuso las divisiones dentro de la coalición gobernante de Cambiemos y llevó a Macri a reconfigurar su gobierno y su plan económico. 

“Es posible que el peso finalmente haya superado los límites”, dice Alejandro Catterberg, un director de la encuestadora Poliarquía. “Pero incluso si estamos en el fondo de la crisis del tipo de cambio, no estoy seguro de que ya se haya llegado al fondo de una crisis política”. 

La última caída del peso la provocó el llamado de Macri del miércoles antepasado, para que el FMI acelere los pagos de un paquete de rescate financiero de 50,000 millones de dólares (mdd) que se acordó en junio.

Catterberg dice que Macri enfrentará varios riesgos en las próximas semanas. 

El Dato. 50,000 mdd
es el valor del paquete de rescate financiero del FMI en Argentina


Lo más importante es evitar que los movimientos especulativos contra la moneda cambien hacia una espiral en los bancos, como sucedió en la crisis económica de 2001-02, después del fracaso del último programa del FMI en Argentina. “La solución a esta crisis no es solo económica, sino también política”, dice Mario Blejer, un exgobernador del banco central. “El gobierno tendrá que encontrar un consenso con fuerzas adicionales en el espectro político. No puede seguir gobernando solo”.

Los analistas coinciden en la importancia de aprobar el proyecto de presupuesto para 2019 en el Congreso, con la ayuda de elementos más moderados de la oposición peronista. Eso, dicen, podría ayudar a calmar a los inversionistas nerviosos, al aclarar cómo controlará los gastos el gobierno para reducir el déficit fiscal primario a 1.3% del Producto Interno Bruto en 2019.


Incluso si Macri navega exitosamente los próximos meses al restaurar la estabilidad del peso y evitar las amenazas sociales y políticas más urgentes, los inversionistas que apostaron a que ganaría las elecciones el próximo año están revaluando sus supuestos.

“La crisis le dio un duro golpe al plan de reelección de Macri en 2019”, dice Carlos Caicedo, director asociado para riesgo en América Latina de IHS Markit. “Con la caída del peso, la inflación muy por encima del objetivo, la contracción de la economía y el riesgo de otro incumplimiento de deuda soberana, el electorado argentino pone cada vez más en duda el liderazgo de Macri”.

Este escenario beneficia a la oposición peronista moderada, que estará bien ubicada para competir contra la coalición de Macri el próximo año, al enfocarse en el historial económico del gobierno, explica Caicedo.

La oposición moderada también se beneficiará del último escándalo para desacreditar a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, después de que el mes pasado la acusaron de encabezar una red criminal que aceptó sobornos, incluso mediante la extorsión de constructoras en proyectos de obras públicas. La exmandataria niega las acusaciones.

A pesar de todos sus problemas, las calificaciones de aprobación de Macri se muestran relativamente resistentes a lo largo de la crisis monetaria. La última encuesta de Poliarquía para agosto, que se realizó antes de la caída del peso hace dos semanas, registró niveles de aprobación de 39% para el presidente, un punto más en comparación con julio.

Las calificaciones de Macri alcanzaron un punto bajo de 35% en mayo, un mes después del comienzo de la crisis monetaria, y por debajo de 50% que tenía a principios de año. Pero para él es crucial que ninguna figura política se haya beneficiado de la turbulencia económica. Fernández de Kirchner, quien se mantiene como la figura más popular de la oposición, se encuentra unos 10 puntos por debajo de Macri en las intenciones de voto.

“El escenario es muy fluido y hay mucho tiempo antes de que se lleven a cabo las elecciones”, dice Ignacio Labaqui, analista de Medley Global Advisors. “Cualquier predicción electoral en momentos como este, es un ejercicio de ciencia ficción”.



NOTAS MÁS VISTAS