Buen Fin 2019: ¿conviene más comprar en línea o en tiendas?

Buen Fin 2019

No tener que estacionarte, soportar tumultos ni hacer largas filas en las cajas son los beneficios de comprar en línea, pero no siempre es prudente.

Las compras en línea tienen varias ventajas para el consumidor, principalmente el ahorro de tiempo.

Guadalupe Cadena

El e-commerce crece a pasos agigantados, no solo porque las generaciones de nativos digitales ganan años y empleos mejor pagados, sino porque a mucha gente le seduce la comodidad de comprar en un clic y esperar sus productos desde la comodidad de su casa; sin embargo, hay artículos que es mejor adquirirlos a la antigua: en la tienda física. 

Las compras en línea tienen varias ventajas para el consumidor, principalmente el ahorro de tiempo. Por ejemplo, las de despensa en tienda física pueden tomarte hasta dos horas, mientras que solo ocuparás 30 minutos en promedio si las haces por internet. 

También son relevantes las ofertas disponibles solo en línea, refiere el estudio “Observatorio del Shopper Experience” (OSE), elaborado por las empresas de análisis de mercado In-Store Media e Ipsos, y presentado en junio pasado. 


Por otro lado, el consumidor también encuentra ventajas al adquirir bienes y servicios en tienda física, como ver y tocar directamente los productos –sobre todo cuando se trata de ropa y calzado–, además de tener al alcance al personal de la tienda para hacer cualquier aclaración acerca de las promociones, las garantías y las facturas. 

De ahí que existen tres tipos de consumidor: el que visita la tienda, el que adquiere en línea y el “mixto”, que emplea ambas formas. Sea cual sea tu estilo de compra, haz un sondeo previo de los precios en diferentes establecimientos físicos o en línea, y de paso entérate de sus condiciones de garantía, cambios o devoluciones.

Si se trata de compras en el supermercado, lo que más se vende en tiendas digitales son bebidas alcohólicas, carnes y embutidos, artículos de higiene, cuidado y belleza, jugos y bebidas gaseosas, así como dulces y botanas, refiere el estudio OSE. 

Los consumidores tienden a preferir diferentes canales de contacto a su disposición, como el sitio de internet de la marca o tienda, su línea telefónica e, incluso, sus aplicaciones móviles, por lo que este se convierte en un criterio adicional para identificar a un buen proveedor digital, consideran tanto Ipsos como In-Store Media. 

¿En tienda u online? 

Con base en las experiencias de compra de los consumidores, el sitio de análisis de precios y asesoría al consumidor tec.check.com.mx destaca cuáles son los bienes con los que los mexicanos se sienten más confiados para comprar en línea y cuáles no: 

Qué sí

 • Aparatos electrónicos como pantallas planas, dispositivos móviles (teléfonos celulares, tabletas), computadoras y línea blanca, ya que las novedades se pueden conseguir más pronto que en las tiendas físicas, además de que el cliente tiene la facilidad de adquirir directamente con los fabricantes. 

Qué no 

• Ropa y zapatos, sobre todo si no conoces la calidad y las tallas que maneja la tienda online en la que vas a comprar. 

• Línea blanca o muebles, en caso de que la página no te especifique las medidas exactas y te impida saber si te caben. 

Depende 

• Joyería, solamente si lo que compras es de alguna de las marcas que ya conoces y sabes de su calidad y los tamaños que usas de manera certera. 

¿Cómo pagar?

 Tec.check.com.mx menciona que liquidar cualquier compra con tarjeta de débito o crédito es el método de pago más seguro para adquirir en tiendas digitales, ya que casi siempre son aceptadas, además de que cuentan con la protección de los bancos emisores. 

Pero si el cliente acude a sistemas como PayPal, también es seguro, ya que los datos bancarios siempre los guarda la plataforma, sin compartirlos con la tienda en la que se hace la compra y, si existe alguna inconformidad por parte del cliente, el sistema retiene el pago hasta que el asunto se resuelva.

Felices compras

Por su amplia convocatoria, los fines de semana de rebajas requieren precauciones extra.

 En una temporada como El Buen Fin, cuando las tiendas están repletas, es necesario ser precavidos. Jesús Chávez Ugalde, director de Análisis y Estadísticas de Productos y Servicios Financieros de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), comparte una serie de recomendaciones.

En tienda física

1. Nunca perder de vista la tarjeta de crédito o débito con la que pagaremos y exigir que los cobros se hagan en presencia del cliente.

2. Verificar con las instituciones financieras cómo se hacen efectivas las promociones; entre ellas, descuentos adicionales a los de la compra y bonificación de mensualidades (por ejemplo, comprar a 18 meses sin intereses con descuento de un mes). 

3. Pedir en el banco la firma electrónica si la tarjeta no la tiene. “Es mucho más complejo para alguien tener el chip y luego el NIP, que alguien que solo tenga el chip y luego tenga que firmar. Es más sencillo, porque cubro mi número de NIP y, si no se lo doy a nadie, no tiene por qué haber problemas”, explica Chávez. 

4. Emplear las alertas bancarias que llegan al teléfono o al correo electrónico. “Si me están cargando en ese momento y yo no estoy usando la tarjeta, tendrías que darte cuenta y reportarlo”, comenta el funcionario. 

5. Hablar de inmediato al banco en caso de que se haya detectado un cargo indebido, ya que la institución tiene 48 horas para reponer el dinero al cliente. 

6. Lo anterior te mantendrá a salvo de fraudes con tus tarjetas, pero tienes que cuidarte de los carteristas que aprovechan el tumulto y las filas. Procura estar atento, evita distraerte con llamadas o mensajes en tu celular y cuida tu bolsa mientras te mides ropa o eliges tus compras.

En línea

1. Confirmar la autenticidad del sitio de internet de la tienda. “Hay muchas maneras de verificar; existe el https, que es un candado que aparece en la parte superior del explorador, y eso ayuda muchísimo. Si tengo duda, puedo llamar a la tienda, porque no me quita más de cinco minutos”, señala Jesús Chávez. 

2. Leer los comentarios de los usuarios para evaluar qué tan confiable es comprar en la tienda virtual, sobre todo en casos de agotamiento de la mercancía, devoluciones de la misma y el reverso del dinero cuando se paga con tarjeta de crédito. 

3. Comprar en casa o en algún otro espacio seguro y desconfiar de lugares como cibercafés o del internet público. 

4. Revisar que, a la hora de efectuar el pago, el sitio de internet sea auténtico esto –hay que asegurarse del protocolo https–, ya que allí se van a anotar los datos delicados como nombre, número de tarjeta y, a veces, el dígito verificador. 

5. Cuidar físicamente la tarjeta, porque puede ser que antes de la compra en internet, algún extraño haya tomado una imagen del plástico y con eso puede realizar un fraude. 

6. Mantener en secreto el NIP, incluso negárselo a los familiares. 

7. Considerar las mismas recomendaciones que funcionan para compras en tienda física. 

Fuente: Condusef









NOTAS MÁS VISTAS