Con valor sustentable, 46% de empresas

MILENIO FOROS

En 2012 sólo una tercera parte de las compañías estaba preocupada por el medio ambiente.
La escala y velocidad del cambio debe ser mayor si queremos tener un planeta habitable, sentencia Barton. (Omar Franco)

Martina Spataro

En 2012, en la encuesta global de McKinsey & Company, 36 por ciento de las compañías reveló que su preocupación por la sustentabilidad se debía a la eficiencia operativa, 36 por ciento a su reputación, 13 a su impacto positivo y 27 por ciento a una obligación legal.

De 2012 a 2017 los datos son otros: 46 por ciento de las compañías se preocupan por la sustentabilidad porque es parte de sus valores o de su misión, 36 por ciento lo hace por reputación y 20 por ciento debido a que tienen un impacto positivo en el medio ambiente.

En una entrevista para Business Harvard Review, Dominic Barton, socio gerente global de McKinsey & Company, explicó “que las compañías sí han tenido progreso, pero demasiado lento. Sus esfuerzos son reales, pero si lo comparamos con los ritmos del cambio climático nos quedamos cortos. La buena noticia es que hay progreso incluso en las compañías más resistentes, como las de la industria energética”.

Para Barton, la escala y velocidad del cambio debe ser mayor si queremos tener un planeta habitable. “Las empresas se han empezado a dar cuenta de la importancia de la sustentabilidad porque empiezan a ver, de formas muy tangibles, los efectos del cambio climático. Pero no estamos haciendo suficiente”.

El documento 10 propuestas por una Agenda Climática con Visión de Estado 2018-2024, elaborado por la Iniciativa Climática de México, el Instituto Mexicano para la Competitividad y el World Resources Institute México señala que que el cambio climático es la amenaza más importante que enfrenta la humanidad.

Ante ella, añade, México tiene un papel muy importante que desempeñar, siendo el decimotercer país con mayores emisiones de gases de efecto invernadero, y paralelamente teniendo 15 por ciento del territorio, 68 por ciento de la población y 71 por ciento de la economía en una situación de alta vulnerabilidad a sus impactos.

“Hay muchas empresas que aún no están conscientes de cuál es su huella ambiental y no se dan cuenta que de eso depende su salud a largo plazo. Además, ahorran más cuando se preocupan por el medio ambiente”, dice Barton.

NOTAS MÁS VISTAS