El negocio de regalar experiencias

La misión de Wishbird es crear una nueva tendencia turística ofreciendo más de mil 200 experiencias de todo tipo a través de su página web.
Cristina Amezcua/ Wishbird

Milenio Digital

Cristina Amezcua y su esposo Ralf Aigner son una pareja de espíritu wanderlust, esta palabra de origen germana se usa para describir a los aficionados a vagar, a los que aman viajar y descubrir nuevas experiencias, incluso en sus propias ciudades.

Inspirados por esta filosofía, Cristina, una emprendedora originaria de Colima y Ralf, un alemán enamorado de México, crearon hace seis años, Wishbird, la distribuidora de experiencias más grande del país.

“Cuando empecé a vivir experiencias me di cuenta de la importancia de disfrutar y de salir de la rutina, a veces vivimos atrapados en el día a día y nos olvidamos de explorar cosas nuevas, hay muchas actividades que puedes hacer para sentirte más pleno”, explica la fundadora.

La compañía ofrece hasta mil 200 actividades distintas, desde recorridos gastronómicos, días de spa y vuelos en globo, hasta maridajes, cenas en viñedos, talleres de huerto o nadar con leones marinos.

“Nosotros no operamos ninguna experiencia, podemos desarrollar la parte creativa de alguna de ellas, pero nuestra tarea es buscar a los operadores más destacados y reunir las mejores experiencias en un solo lugar”, puntualiza Cristina.

TE RECOMENDAMOS: Zungu: Tecnología para el cuidado de mascotas

Además del portal, Wishbird opera marcas blancas como Experiencias Palacio de Hierro, Mundo Joven, Interjet, Cabify y Best Day, por mencionar algunas.

“Que este tipo de empresas se interese en las experiencias nos habla de un mercado que está creciendo, de otra forma de hacer turismo y de la importancia de consentirte e intentar algo nuevo”, agrega.

Wishbird también impulsa un área enfocada en corporativos que premian a sus empleados con experiencias; han trabajado con Bimbo, Coca Cola, Grupem e Intercam. Actualmente están posicionando sus tarjetas de regalo en distintos puntos de venta y se han enfocado en crecer su red de aliados para fortalecer el proyecto.

“Una experiencia no es sólo un tour o un recorrido, es un actividad que diseñamos para que te lleves un recuerdo inolvidable, queremos que el usuario contrate un servicio turístico completo de manera fácil, segura y confiable”, señala Cristina.

La empresa formó parte de la incubadora del Tec de Monterrey en el 2012 y sólo un año después recibió inversión de una de las aceleradoras más grandes de San Francisco, 500 Startups. Los fundadores también aparecieron en la segunda temporada del programa de televisión que apoya emprendedores Shark Tank México.

“Tuvimos una ronda de inversionistas Ángeles porque queremos crecer, nuestro objetivo es que Wishbird sea el top on mind de experiencias no solo en México, si no en Latinoamérica”.

Para Cristina, la preparación constante es básica a la hora de tomar mejores decisiones como empresaria, y desde noviembre pasado forma parte de la aceleradora para mujeres Victoria147, donde encontró el apoyo e inspiración que necesitaba para dirigir la compañía.

“Estar rodeada de tantas mujeres emprendedoras te motiva a seguir adelante, Victoria147 me ha ayudado no sólo a estructurar el camino que quiero seguir, sino a encontrar un balance entre el trabajo y la desarrollo personal”, finaliza.

REPL


NOTAS MÁS VISTAS