EU: Fin de licencia para vender a Huawei crea incertidumbre

El lunes vence el permiso. La administración de Donald Trump sorprendió a las compañías de tecnología cuando anunció, en mayo pasado, que no podrían comerciar con la firma china productos estadunidenses.
La firma es el segundo fabricante de "smartphones". Reuters

James Politi y Kiran Stacey

Las empresas de telecomunicaciones y tecnología de Estados Unidos todavía no saben si van a poder vender a Huawei después del lunes, cuando se termine una licencia de exportación temporal, lo que deja a muchos en la industria frustrados por la falta de información por parte de la administración Trump.  

Todavía no se les informa a compañías como Google, Qualcomm y Broadcom si se va a renovar la licencia que le permite a las empresas exportar al fabricante chino de equipos de telecomunicaciones bajo ciertas circunstancias una vez que se venza.  

La administración otorgó una licencia, como un recurso temporal, a principios de este año después de que su decisión de prohibir todas las exportaciones estadunidenses a Huawei se encontró con la oposición de algunas de las compañías de tecnología más grandes de Estados Unidos.  

Wilbur Ross, el secretario de Comercio, dijo a principios de esta semana que espera ofrecer una actualización sobre la situación el lunes, pero representantes de la industria dicen que el aviso tardío llevó a problemas con la administración de las cadenas de suministro.  

El Departamento de Comercio no hará más comentarios sobre si Ross planea anunciar una extensión, como la mayoría dentro de la industria suponen, o cambiará la política de la administración.  

La incertidumbre sobre las licencias de Huawei se produce en medio de la intensificación de las tensiones comerciales entre Pekín con Estados Unidos, que tiene planes de imponer nuevos aranceles sobre más de 300 mil millones de dólares (mdd) de productos chinos en los próximos meses, a partir de septiembre.  

Esta semana, Trump ofreció una postergación a los gravámenes sobre 160 mil mdd de bienes hasta mediados de diciembre, pero aún así, China se comprometió a tomar represalias contra Estados Unidos.  

Un ejecutivo de la industria calificó la postergación como “desconcertante”, mientras que un cabildero de una de las empresas calificó el enfoque del Departamento de Comercio como “extraordinariamente hermético”.  

Huawei buscó tranquilizar a los clientes el jueves. “Como hemos dicho durante un tiempo, nada ha cambiado”, dijo un portavoz en un correo electrónico, “y lo bueno para nuestros consumidores es que nada va a cambiar después del 19 de agosto”.  

“Todos los smartphones, tabletas y computadoras personales Huawei que se han vendido y que se venden en el mercado seguirán recibiendo los parches de seguridad, actualizaciones Android y soporte de Microsoft”, agregó el portavoz. “Cualquiera que ya compró, o está por comprar un smartphone Huawei, puede seguir teniendo acceso al mundo de las aplicaciones como siempre lo ha hecho”.  

La administración Trump sorprendió a muchas compañías de tecnología en mayo cuando anunció que no podrían vender productos fabricados en EU a Huawei, como parte de un paquete de medidas que diseñó para aumentar la presión sobre la compañía china. Funcionarios de Estados Unidos advirtieron que Huawei representa un riesgo para la seguridad nacional, ya que Pekín podría usar su equipo de telecomunicaciones para espiar a ciudadanos estadunidenses.

La medida de Washington fue recibida con protestas por parte de algunos en la industria de tecnología, como Google, que advirtió que ya no podría actualizar su software de Android en los smartphones de Huawei, incluso en EU.

En respuesta, el Departamento de Comercio emitió una licencia general de 90 días para suministros que ayudó a mantener las redes existentes, incluidos los parches de software, lo que permitió a Google y a otros continuar con la venta de algunos de sus productos.

La licencia también permite a las empresas trabajar en organizaciones internacionales junto con Huawei para elaborar estándares para la banda ancha super rápida 5G. Esa licencia se vence el lunes, pero las compañías aún no saben si se va a extender. 

Algunos cabildean para que la licencia no solo se prolongue, sino que también se amplíe. Las compañías de telecomunicaciones, por ejemplo, quieren que se les permita trabajar en organismos de estándares más allá del área del 5G. Un cabildero dijo que escuchó que “ciertas partes” de la licencia se van a extender, y que se podría emitir una guía adicional para trabajar con los organismos de normalización. 

Los representantes de la industria se van a reunir con funcionarios de comercio el martes para discutir sus solicitudes, pero esto será demasiado tarde para influir en cualquier decisión que tome Ross sobre si se va a extender la licencia o no. 

Un cabildero de la industria dijo: “Trabajamos bajo el supuesto de que la licencia se va a extender y estamos pidiendo cambios. Pero hasta ahora no se nos ha dicho nada sobre lo que planea el departamento de comercio, es un poco extraño”. 

Plan B, en la mira

El pasado 9 de agosto, Huawei presentó un sistema operativo que puede funcionar en teléfonos, computadoras y dispositivos inteligentes, pero dijo que preferiría seguir usando Android y Windows si fuera posible. 

La compañía china, que ahora es el segundo fabricante de smartphones más grande del mundo, dijo que quería tener opciones si se corta su acceso a la tecnología de Occidente

Aplicaciones

HarmonyOS —conocido como “Hongmeng” en chino, una referencia al estado sin forma antes del comienzo del mundo— inicialmente se va a implementar en aparatos electrodomésticos inteligentes, automóviles y dispositivos de realidad virtual.

La compañía dijo que considera instalar Harmony en su teléfono insignia Mate 30, que se lanzará a finales de este año. 

Google le dijo a la administración Trump que si se le impide permitir las actualizaciones en su sistema operativo Android para los teléfonos Huawei, esto llevaría al gigante chino de tecnología a desarrollar su propia versión del software que sería más susceptible al hackeo, especialmente por China.

NOTAS MÁS VISTAS