ExxonMobil gastará 500 mdl en mejorar refinería británica

Es la mayor inyección en el sector por parte de la petrolera para una unidad en Reino Unido.
El plan de la estadunidense es duplicar sus ganancias hacia 2025.

David Sheppard

ExxonMobil se prepara para gastar más de 500 millones de libras en mejoras de la refinería de petróleo más grande de Reino Unido, lo que representa la mayor inversión en el sector por parte de la importante petrolera estadunidense en el país en casi tres décadas.

Según la propuesta, la refinería Fawley va a agregar nuevas unidades de procesamiento de petróleo, lo que le permitirá producir mayores volúmenes de diésel de alta calidad y extender la vida útil de la planta cuya historia se remonta a casi un siglo.

Si bien el plan está a la espera de la aprobación final por parte de las autoridades locales y del consejo de administración de ExxonMobil, ya comenzó el trabajo de limpieza del sitio para las unidades planeadas, que se van a ubicar dentro de la refinería actual de 270 mil barriles por día.

“Vemos un futuro a largo plazo para Fawley y buscamos realizar una importante inversión en el sitio”, dijo Simon Downing, gerente de la refinería.

“Este no es un ejercicio teórico, ya tenemos un gran equipo que trabaja en esto”.

Se cree que el proyecto cuenta con el respaldo de Darren Woods, el director ejecutivo de Exxon, quien trabajó en el sitio al principio de su carrera, y que hizo de las inversiones en su red de refinación mundial, incluyendo las plantas en el noroeste de Europa, una prioridad a pesar de que se debilita la demanda en la región.

En marzo, Exxon describió los planes de crecimiento para duplicar las ganancias para 2025, incluyendo en su negocio de refinación o downstream (refinación, distribución y ventas), y se enumeró a Fawley como un sitio “estratégico” junto con las plantas en Estados Unidos, Singapur y los Países Bajos.

Con la instalación de una nueva unidad de hidrotratamiento y planta de hidrógeno, la compañía espera poder procesar una gama más amplia de crudo, entre ellos barriles de petróleo más pesado —que de acuerdo con lo que predicen con el tiempo serán más baratos— en diésel ultra bajo en azufre para Reino Unido y los mercados internacionales.

Reino Unido se convirtió en un importante importador de diésel en las últimas dos décadas a medida que la demanda fue creciendo. Las importaciones también aumentaron después del cierre de varias refinerías del Reino Unido, aunque eso también ayudó a estabilizar los márgenes de refinación para las plantas que quedaron.

Se espera que la creciente demanda de combustible con bajo contenido de azufre, incluyendo la introducción de nuevas regulaciones sobre el envío de combustible en 2020, le dé un mayor impulso al argumento económico para los planes de Exxon, dijo Downing.


NOTAS MÁS VISTAS