Gobierno recortará impuestos a Pemex por rescate financiero

El plan de rescate se produce cuando la empresa lidia con la caída de la producción y la enorme deuda.
Petróleos Mexicanos (Pemex) (Foto: Reuters)

Jude Webber

El gobierno federal recortará impuestos a Petróleos Mexicanos (Pemex) como parte del programa de rescate financiero que, según dijo, permitirá a la compañía impulsar la inversión luego de 15 años de caída en la producción. 

"Pemex renacerá", dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa matutina en la que anunció el programa de rescate. 

El Presidente dijo que la compañía se había visto afectada por la corrupción; sin embargo, aceptaba "el desafío".

El gobierno había prometido un amplio rescate de la empresa productiva que opera en la actualidad con una deuda de 104 mil millones de dólares. 

 Fitch Ratings bajó la calificación crediticia de Pemex a finales de enero, antes de que el gobierno federal  anunciara una versión inicial del programa de rescate. 

En total, el gobierno espera que el paquete entregue 5.5 billones adicionales este año. 

Pero el mercado no quedó impresionado ya que el rescate no cumplió con las expectativas y rechazó en gran medida los anuncios. 

"Ya había comentarios de inversionistas que decían que se necesitaba una acción drástica", dijo Pablo Zárate en Pulso Energético, un grupo de expertos. 

"Esto parece que va en la dirección correcta, pero es incremental", añadió. 

Los bonos de Pemex borraron las ganancias que habían obtenido el jueves y viernes antes del anuncio, que comprendía un nivel de alivio fiscal ligeramente más alto que el esperado, efectivo adicional de la recompra de pagarés de pensiones, una inyección de capital ya anunciada y fondos adicionales de los esperados ahorros en la lucha contra el robo de combustible.

El nuevo compromiso del gobierno incluyó la promesa de no emitir deuda nueva de Pemex este año. 

Alberto Velázquez, director de finanzas de Pemex, dijo que el aumento en las deducciones tributarias, 11 mil millones de pesos, se sumará a 15 mil millones de pesos, un aumento de 30 mil millones en los próximos años. 

El paquete incluyó una inyección de capital de 25 mil millones de pesos en Pemex, que ya se anunció en el presupuesto de 2019 en diciembre, y un pago anticipado de 35 mil millones de pesos de pagarés de pensiones que comenzó en enero, dijo Velázquez. 

El conjunto de medidas ahora representa un aumento del 36 por ciento en la inversión en Pemex en términos reales después de cuatro años de reducción de la inversión.

"Es un aumento sustancial", dijo Velázquez. 

Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y Crédito Público, dijo que México estaba listo para proporcionar más inversiones si fuera necesario. 

Las sumas de Pemex incluyen 1.6 billones de dolares que esperaba ahorrar de una ofensiva contra el robo de combustible. 

Velázquez dijo que era una estimación "conservadora" que asciende al 80 por ciento de los 40 mil millones de pesos perdidos el año pasado para abastecer de combustible.

Los analistas dijeron que el gobierno estaba robando a Pemex. 

"Se suponía que los pagarés originales se usarían para el alivio de los pasivos de pensiones", dijo Gonzalo Monroy, un consultor de energía.

"En otras palabras, están tomando dinero destinado al fondo de pensiones para satisfacer sus necesidades de financiamiento", comentó.

Octavio Romero, presidente ejecutivo de Pemex, dijo que el enfoque de inversión de la compañía se centraría en campos de aguas poco profundas similares al poderoso campo Cantarell que llevó a la producción de México a 3.4 millones de barriles de petróleo por día en 2004. 

En diciembre, la producción se desplomó a 1.73 millones de barriles por día.

“Invertiremos donde tengamos petróleo y es muy fácil de extraer”, dijo Romero. 

Romero se mostró optimista de que la inversión adicional y las nuevas perforaciones harían que la producción colapsara. 

"Pemex será el principal productor de petróleo de aguas poco profundas del mundo", dijo, y agregó que la producción "tal vez aumentará un poco" este año. 

Al anunciar planes para Pemex en diciembre, poco después de que el nuevo gobierno asumiera el cargo, esperaba que la producción de 2019 estuviera por debajo del nivel de 2018. 

JP Morgan fue mordaz: “estamos muy decepcionados con las medidas. 

"Después de dos semanas de alusiones al extraordinario apoyo adicional para la compañía, creemos que 207 millones de dólares en medidas adicionales es una gran decepción", dijo en una nota a los clientes.

“Volvemos a las dos preguntas fundamentales. . . Primero, ¿entiende el gobierno la seriedad del asunto? Y en segundo lugar, ¿está dispuesto y es capaz de responder adecuadamente? ”, agregó. 

BBVA Bancomer también dijo que la ayuda revelada “no es suficiente para resolver los dos problemas estructurales. . . endeudamiento excesivo y disminución de la producción ”. 

NOTAS MÁS VISTAS