Netflix, el gigante rebelde del "streaming"

45 millones de cuentas vieron el nuevo lanzamiento de "Bird Box" en su primera semana.

Redacción

Netflix siempre ha sido desconfiado sobre publicar sus niveles de audiencia. Sin anunciantes para impresionar, los únicos números que necesita publicar el servicio de streaming son los de las suscripciones. Pero su empuje hacia más contenido original significa más publicidad por las historias de éxito. Netflix está más que feliz de presumir de que un récord de 45 millones de cuentas vieron el nuevo lanzamiento de Bird Box en su primera semana.

Con 130 millones de clientes de paga, esto representa una impresionante porción de la audiencia, sobre todo al tener en cuenta la tibia recepción por parte de los críticos. Es exactamente el tipo de éxito que necesitan los ejecutivos para respaldar sus argumentos para gastar más en 2019.

Las ganancias y las suscripciones están creciendo, pero lo único que todavía elude a Netflix es la autosustentabilidad. El nuevo director financiero, Spencer Neumann, tiene que decidir el saldo de la deuda que debe asumir el servicio de streaming para seguir produciendo contenido. Incluso si los ingresos aumentan 25 por ciento a casi 20 mil mdd este año, Netflix todavía espera un flujo de efectivo negativo de más de 3 mil mdd.

Eso significa acudir a los mercados de bonos de alto rendimiento, justo cuando las tasas de interés van en aumento. El margen pagado por los solicitantes de préstamos alcanzó un máximo de dos años en diciembre. Netflix pronto podría ver que su deuda neta aumenta de nuevo a cuatro veces el Ebitda.

Sin embargo, una serie de éxitos en su programación de Navidad y una recomendación entusiasta por parte de Goldman Sachs ayudaron a elevar más de 10 por ciento el precio de las acciones en la primera semana del año hasta estar cerca de 300 dólares. Los analistas de Goldman creen que puede llegar a 400 dólares. Todo esto depende de un aumento saludable en las tasas de suscripción, lo que significa crear más contenido internacional. En una encuesta se encontró que cerca de 60 por ciento de los participantes estadunidenses ya ven Netflix. Pero en Francia y Alemania la penetración en los hogares es de alrededor de un tercio.

NOTAS MÁS VISTAS