"Shutdown" llevará a cero crecimiento de EU: JP Morgan

Advertencia. Cada semana que se alargue el cierre restará 0.13% al avance del PIB, indican economistas de la Casa Blanca.
Hasta 380 mil trabajadores federales se encuentran en desempleo; 420 mil laboran sin sueldo. Carlos Allegri/reuters

Sam Fleming y Laura Noonan

El cierre parcial de gobierno en EU, que ya rompió el récord de duración, puede llevar a un crecimiento económico de cero en el trimestre actual, dijo ayer el director ejecutivo de JPMorgan Chase, mientras que las grandes empresas aumentan sus advertencias sobre el creciente daño del enfrentamiento.

Las empresas estadunidenses están cada vez más preocupadas por la afianzada disputa por los fondos que se encuentra en el centro de Washington, ya que la lucha por el muro fronterizo propuesto por Donald Trump mantiene cerrada una cuarta parte del gobierno federal.

Los economistas de la administración Trump aumentaron sus estimaciones sobre el costo económico del cierre al considerar la pérdida de trabajo de los contratistas federales. Ahora creen que el cierre restará 0.13 puntos porcentuales al crecimiento cada semana que se mantenga, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Jamie Dimon, de JPMorgan, señaló que si persiste el punto muerto, esto puede llevar el crecimiento a cero, y agregó: “Simplemente tenemos que lidiar con eso, es más una cuestión política que cualquier otra cosa”.

Sus palabras en una teleconferencia de resultados llegaron cuando Delta Air Lines, la segunda aerolínea más grande del país, advirtió que el cierre parcial de gobierno pesará sobre el crecimiento de los ingresos en el trimestre actual.

El lunes, John Gerspach, el director financiero de Citigroup, dijo que si el cierre continuaba durante un tiempo más, provocaría una desaceleración en el número de ofertas públicas iniciales, además de afectar los patrones de gasto de los consumidores.

La semana pasada, la Cámara de Comercio de EU escribió a los miembros del Congreso para decirles que el cierre perjudicaba a la población, a las empresas y a la economía. “Como escuchamos todos los días por parte de las compañías de todo el país, las consecuencias adversas del cierre son amplias y van en aumento”, se dice en la carta.

Los cierres de gobierno anteriores representaron solamente un costo económico fugaz, que se pudo compensar en los trimestres posteriores. Desde el pasado fin de semana, el cierre actual de gobierno ya duró más que los incidentes anteriores. Jay Powell, el presidente de la Reserva Federal, dijo la semana pasada que si continúa el punto muerto durante mucho tiempo, tendrá un impacto palpable en los datos económicos.

Los efectos económicos a los que le da seguimiento la Casa Blanca se centran en el impacto de la pérdida de producción de los trabajadores que se quedan en casa sin sueldo durante el cierre. Las estimaciones actualizadas abarcan tanto el efecto del trabajo no hecho por alrededor de 380 mil trabajadores que se quedan en casa, así como el trabajo que pierden los contratistas federales, algo que puede ser más difícil de medir.

Los efectos indirectos en la economía pueden resultar ser más generales. Incluyen la pérdida de gasto de alrededor de 800 mil empleados federales que no reciben su remuneración. Una estimación de Scott Baker, de la Kellogg School of Management de la Universidad Northwestern, sugiere que los cierres parciales de gobierno anteriores provocaron una caída de 10 a 15 por ciento en el gasto de los trabajadores federales que no recibieron remuneración.

El daño económico más general proviene de las interrupciones de los servicios del gobierno federal que aceitan las ruedas del comercio. La gente que viaja a Estados Unidos se enfrenta a retrasos cada vez más graves, a medida que, por ejemplo, los inspectores de seguridad del aeropuerto que no reciben su sueldo faltan cada vez más al trabajo. Además, las empresas tienen dificultades para obtener aprobaciones para nuevos productos y licencias de importación, así como por la claridad en los cambios de reglas. Los grupos cerveceros que dependen de las decisiones de licencias para lanzar nuevas cervezas se encuentran entre los más afectados.

Este año se avecinan más batallas presupuestarias sobre el techo de la deuda del gobierno de Estados Unidos, así como los niveles de gasto público. Las señales de que los legisladores y la Casa Blanca no pueden dejar a un lado sus diferencias y aprobar el financiamiento para los departamentos gubernamentales cerrados no presagian nada bueno y pueden comenzar a dañar la confianza más general de los consumidores y las empresas, dicen los analistas.

Eso puede tener como resultado que se retrase la inversión en un momento en que los movimientos violentos en los mercados financieros a finales del año pasado y las preocupaciones sobre las guerras comerciales de Trump ya afectaron el optimismo de las corporaciones.

“El reloj corre a medida que este cierre de gobierno se hace más largo y la apuesta aumenta de forma constante”, dijo Diane Swonk, jefe economista de Grant Thornton. “Ya había algunas señales de cautela en el sector empresarial, y esto solo lo exacerba. Alimenta la incertidumbre política en un momento crítico”.

26 Días sin que Trump ni los líderes demócratas en el Congreso mostraran indicios de ceder en la iniciativa del muro con México.

5,700 Millones de dólares pide el presidente Donald Trump al Congreso destinar a la construcción de la valla fronteriza con México.

800,000 Trabajadores federales que no han recibido sus sueldos durante la paralización parcial del gobierno estadunidense.

483 Millones de dólares mensuales pagan los empleados federales de EU que residen en Washington DC en rentas y préstamos hipotecarios.

1,200 Millones de dólares diarios cuesta a la economía estadunidense el cierre por los incumplimientos con contratistas durante el cierre.

3 Cierres de gobierno en la administración Trump: en enero de 2018, que duró tres días, y un segundo en febrero, de apenas unas horas.


NOTAS MÁS VISTAS