Mujeres enfrentan desigualdad financiera en México

Finanzas Personales

A pesar de que las mujeres son mejores pagadoras que los hombres, se encuentran con más dificultades para acceder a los servicios bancarios.
En México, 42% de las mujeres tiene una cuenta bancaria; en el mundo el promedio es 58% (Shutterstock).

Guillermina Ayala

Aunque en los últimos años se ha incrementado la participación de competidores en el sector financiero y se ha promovido la equidad de género, México aún enfrenta grandes retos para lograr la inclusión financiera de las mujeres.

 Si bien es cierto que se ha reducido la brecha de género, la diferencia aún es significativa, pues 42% de las mujeres tiene una cuenta bancaria, contra 46% de los hombres, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

Esta tendencia es global, pero la inclusión financiera en el mundo es, en promedio, mayor. Por ejemplo, los indicadores más recientes de la encuesta Global Findex muestran que 58% de las mujeres tiene una cuenta  en una institución formal, en comparación con 65% de los hombres.
Lo anterior ocurre aunque las mujeres son más cumplidas al momento de liquidar sus deudas. 

Según el Banco de Pagos Internacional (BIS, por sus siglas en inglés), el índice de morosidad entre mujeres de 35 a 44 años es de 15.7%, mientras que en hombres es de 20.5%. Además, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de cada 100 mujeres que solicitan un préstamo financiero, 99 lo pagan íntegramente.
“Las mujeres acceden con más dificultad a productos crediticios, cuentan con una menor educación financiera, debido a condiciones particulares, como el trabajo en el hogar, lo que las coloca en una posición desventajosa frente a los hombres y para el acceso a oportunidades”, dice Lorenzo Barrera, director de Banco Base.

Tarea de todos

Las instituciones financieras y la banca de desarrollo buscan reducir la brecha de género en materia de financiamiento, ya que la mayoría de los 2,000 millones de personas en el mundo que carecen de acceso a servicios financieros básicos son mujeres.

Disminuir las disparidades es crucial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas, que los 193 países miembros se comprometieron a cumplir en 2030.


“La inclusión financiera forma parte de cinco de los 17 ODS”, dice Lorenzo Barrera. “Se debe tratar a la inclusión como parte de un agente detonador para el desarrollo económico social, a fin de combatir la pobreza, poner fin al hambre y lograr la igualdad entre hombres y mujeres”, añade el directivo  de Banco Base.
Se calcula que en 2030, cerca de 1,000 millones de mujeres entrarán a la economía mundial. No obstante, en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el sector privado sigue siendo el más atrasado respecto del empoderamiento de la mujer. 

En el caso de México, son necesarias políticas públicas para incorporar a más mujeres y desarrollar estrategias y mecanismos que faciliten su inclusión en el sistema financiero, ya que representan poco más de la mitad de la población en México (51.4%), de acuerdo con el Reporte de Inclusión Financiera de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores

La tarea no es fácil: al cierre del 2017, América Latina es una de las regiones con más rezago en materia de inclusión financiera, pues solo 52% de las mujeres mayores de 15 años cuenta con un sistema financiero que  las respalde. En Europa y el centro de Asia esta cifra asciende a 79%, y en América del Norte a 93%, de acuerdo con Global Findex. 

Inclusión en los negocios

Lorenzo Barrera destaca que “las mujeres mexicanas ocupan menos de 5% de los lugares en las juntas directivas”. Y añade que “esto nos pone en los lugares más bajos dentro de los países de la OCDE, por debajo de Colombia y Brasil, que ocupan 11% y 6% de los puestos, respectivamente”.

Por su parte, Verónica Zavala, representante del BID en México, destaca que solo 8% de las mujeres alcanza el nivel de presidencia en las empresas, frente a 92% de hombres.

Asimismo, menciona que “en América Latina, las mujeres ocupan solo 5% de los puestos de liderazgo en las compañías”. Los primeros posicionamientos del equipo que conformará la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y que encabezará Carlos Urzúa, indican que para tener un desarrollo sostenible es necesario lograr la igualdad de inclusión financiera entre los géneros, y empoderar a las mujeres y niñas.

Si bien nos queda mucho por hacer, México ya dio el primer paso para reducir la brecha financiera de las mujeres.



NOTAS MÁS VISTAS