Fitch baja la nota de Pemex; es excesivo, contesta la petrolera

Respuesta. “Es desafortunado que la agencia penalice doblemente el balance financiero del país”: Hacienda.

La calificadora ve como insuficientes las medidas para sanear a Petróleos Mexicanos. (Alfredo Estrella/AFP)

Silvia Rodríguez y Jannet López

Tras hacer lo propio con la nota del país, Fitch recortó la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) y Moody’s deterioró las perspectivas de la petrolera y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Al respecto, Pemex dijo que “respetamos la independencia de opinión de las agencias calificadoras. Sin embargo, en esta ocasión, consideramos excesivamente severa la conclusión de Fitch”.

Dijo que no coincide con los supuestos que sustentan la decisión de Fitch, especialmente porque se da en un contexto de reducción de cuatro niveles en un periodo de solo cinco meses.

“En contraste, durante los primeros seis meses de gobierno hemos materializado logros contundentes que no se habían dado en muchos años. Entre ellos, los resultados positivos de la estrategia contra el robo de combustibles”, dijo en un comunicado.

Fitch dijo que la baja en la nota de Pemex de BBB- A BB+ refleja el potencial de un mayor deterioro, esto pese a las medidas de reducción de costos y menores impuestos, pues continúa con una inversión insuficiente en su negocio principal.

Explicó que aún con el alto nivel de transferencias del gobierno a Pemex, la empresa sigue con presiones significativas.

En tanto, Moody’s, luego de mantener la calificación del país y degradar la perspectiva de estable a negativa, hizo lo propio con Pemex.

“Cambiamos a negativa de manera consistente con el cambio de la perspectiva de México, debido a la extrema importancia de la fortaleza financiera y apoyo del gobierno a Pemex”, indicó.

Considera que el monto planeado para inversión de capital estará muy por debajo de la sustitución de reservas en 2019 y 2020.

Aunado a estas dificultades de exploración y producción, dijo, está la construcción de una nueva refinería, con costos y tiempos de terminación inciertos.

En lo que corresponde a la CFE, mientras que Fitch hizo reducción en su calificación de su grado de inversión a largo plazo en moneda extranjera al bajarla de BBB+ a BBB, Moody’s degradó la perspectiva de estable a negativa.

El cambio es un reflejo del cambio de la calificación del gobierno de México, coincidieron ambas agencias.

PESO RESISTE: AMLO

Sobre las acciones que tomaron Fitch y Moody’s contra la calificación del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador las desestimó y dijo que el peso resiste a pesar de que está “lloviendo fuerte”, por lo que no le preocupa “para nada”.

“A pesar de que está lloviendo fuerte, que ya parará, diría mi paisano Chico Che, a pesar de eso, el peso está resistiendo, entonces vamos bien y de buenas”, señaló.

Dijo que respeta la decisión de las calificadoras, pero sigue sosteniendo “que vamos bien, que va a crecer más la economía, que cuando menos va a crecer al 2 por ciento y que en el sexenio vamos a cumplir el compromiso de crecer al 4 por ciento”.

Además criticó el trabajo de las agencias al decir que tienen “fallas”, pues aplican la misma metodología desde hace más de tres décadas, la cual no toma en cuenta cuestiones como corrupción. “Por eso sus pronósticos no resultan, no van a tener éxito”, sentenció.

Por su parte, Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, dijo que México debe trabajar duro para volverse a ganar la confianza de las calificadoras. “Ni modo que esté contento... no sé por qué lo hicieron, el país va mucho mejor de lo que yo hubiera leído”, señaló.

En tanto, la Secretaría de Hacienda dijo que “es desafortunado que Fitch penalice doblemente el balance financiero del país”.

Detalló que “por el lado soberano, argumentan que los riesgos a las finanzas se han incrementado por que la deuda de Pemex representa pasivos contingentes para el gobierno, asumiendo así un apoyo inminente a la entidad”.

Al mismo tiempo, dijo, “la agencia penaliza la nota de Pemex por considerar que el respaldo del gobierno es moderado e insuficiente”. Por lo anterior, el gobierno expresó su desacuerdo con el enfoque aplicado por esta agencia.

Sobre los señalamientos de López Obrador, Moody’s afirmó que desde hace mucho tiempo está incluida y, de hecho, limita que México tenga un rating más alto.

“Honestamente el tema de corrupción siempre ha sido un factor que ha incidido en la calificación, en el pasado habíamos dicho que si uno ve los fundamentos de los indicadores macroeconómicos y crediticios de México, México debería tener una calificación mucho más elevada”, indicó.

Asimismo, dijo que si bien cambió la perspectiva de México, mantuvo la nota gracias a la sólida posición fiscal que dejó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

“Tenemos una posición fiscal bastante sólida que dejó el gobierno anterior”, puntualizó.

NOTAS MÁS VISTAS