Hanging Rock, Australia: Una travesía a volante cambiado

A 100 por hora en un Rio de Kia, un viaje desde las calles victorianas a un paraíso de piedras colgantes.
Melbourne tiene una peculiaridad en materia de circulación conocida como hook turn o vuelta de gancho.
Sabes que te has alejado de la zona urbana, cuando aparecen los señalamientos en la carretera: "cuidado con los canguros".

Alfredo Campos Villeda

Sabes que te has alejado de la zona urbana no solo por las amplias planicies que se alternan con zonas boscosas, sino por los señalamientos en la carretera y caminos secundarios: "cuidado con los canguros a lo largo de siete kilómetros".

Antes de partir, los ejecutivos de la armadora Kia que ponen el nuevo modelo Rio 2017 en manos de sus invitados de una decena de países dan una puntual explicación de los avatares a los que hay que atenerse, salvo los colegas de Sudáfrica, para atacar el volante a la derecha legado por la tradición británica. Pero hay más.

Melbourne tiene una peculiaridad en materia de circulación conocida como hook turn o vuelta de gancho, que obliga a los anfitriones a ilustrar, con la ayuda de un par de videos, cómo tomarla so pena de provocar un accidente o hacerte acreedor a una multa considerable en esta carísima ciudad australiana.

Novatos dos de los tres representantes de la delegación mexicana en eso de conducir a volante cambiado, el consenso es evitar la experiencia de la vuelta de gancho, por lo que el navegador del auto debió reelaborar varias veces la ruta hacia Hanging Rock y el resultado fue una serie de trayectos en círculos en la cuadrícula urbana hasta que de frente apareció un señalamiento de corte gótico: "Batman Avenue".

"¡Santas nomenclaturas!", diría Robin. Hallada la salida correcta a la carretera 15 minutos después, prosigue el viaje.

***

Los números de la empresa Kia Motors hablan de un crecimiento de vértigo. De ser un pequeño negocio de piezas para bicicletas en los años 40 del siglo pasado hoy es una armadora que ha duplicado la venta de sus unidades de 2008, con 1.4 millones de autos, a 3.1 en 2016, y que en tres años ha hecho inversiones por 73 mil millones de dólares.

Produce 1.6 millones de autos al año solo en sus cuatro plantas en Corea del Sur, nación de origen, y en México ya prevé armar 480 mil unidades este año en la recién inaugurada en Pesquería, Nuevo León, además de que su patrocinio ilustra la magnitud: está en la NBA, la NFL, la FIFA, la UEFA, el golf y, desde 2002, en el Abierto de tenis de Australia, esta vez con su embajador español Rafael Nadal, quien perdió la final ante el suizo Roger Federer en un histórico duelo en la arena Rod Laver.

Michael Choo, un coreano-estadunidense educado en California que trabaja hoy en el país de sus padres, delinea los planes de Kia hacia el 2020 con cuatro tipos de autos: híbridos, eléctricos, plug in hybrid y fuel cell, que resumen en conjunto los esfuerzos por ofrecer productos ecoamigables, de línea dinámica, europea y familiar.

La firma ya programa 106 nuevos modelos o cambios a los existentes hacia 2021, como Picento, Stinger, Sorento y Rio. De lanzar su primera bicicleta coreana en masa en 1951 ha pasado a facturar ventas por 44 mil millones de dólares en 2015, con 51 mil 443 empleados en 14 plantas. El turno para los visitantes esta vez fue el nuevo Rio, el de la travesía a Hanging Rock.

***

La formación geológica Piedras Colgantes, también conocida como Monte Diógenes, se eleva hasta los 718 metros en la cima en la zona central del estado de Victoria, 70 kilómetros al noroeste de Melbourne y a unos cuantos kilómetros del antiguo volcán Macedon, y ha sido motivo de una película titulada Picnic en Hanging Rock, dirigida por Peter Weir en 1975.

El magma de una erupción creó estas fi guras pétreas que se erigen a lo largo del ascenso y en algunos casos semejan árboles o puntas de flechas prehistóricas que se cruzan en el camino con frondosos árboles, todo bajo una lluvia de rayos de sol que hacen pagar la osadía al caminante que se aventura para deleitarse con este espectáculo solo posible en otras dos partes del mundo.

Hay que reconocer que por fortuna ninguna patrulla se percató de que el Rio del mexican team se metió dos veces en sentido contrario, a las afueras de Melbourne, y solía activar los limpiaparabrisas en lugar de la direccional, pues el volante cambiado es un reto que no se controla a las primeras de cambio, así sea un auto moderno, cómodo, veloz, de cuatro cilindros y cinco puertas, que llevó sanos y salvos a los para entonces agotados y hambrientos conductores a un lujoso hotel cercano a la Rod Laver Arena, donde a esas horas Serena Williams derrotaba a su hermana Venus y se llevaba su título 23 de Grand Slam.

NOTAS MÁS VISTAS