Los puntos claves de las negociaciones del TLCAN

FT Mercados

El pasado miércoles, EU y Canadá retomaron las negociaciones del TLCAN. Estas son las cuatro áreas principales de desacuerdo.
Ildefonso Guajardo, Chrystia Freeland, y Robert Lighthizer, durante las negociaciones del TLCAN en Ottawa (AP).

James Politi

Después de una pausa de cinco días, las conversaciones del TLCAN entre Estados Unidos (EU) y Canadá se reanudaron el pasado miércoles cuando Robert Lighthizer, el zar de comercio de Donald Trump, y Chrystia Freeland, la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, regresaron una vez más a la batalla. 

El sábado antepasado, Trump lanzó una diatriba contra Canadá en Twitter que sería difícil ignorar, incluso por el más paciente de los negociadores de Ottawa. Pero a pesar de un clima político amargo, al final el acuerdo dependerá de unos cuantos detalles cruciales.

 Estos son los principales puntos de conflicto que se deben resolver, antes de poder asegurar que Canadá permanecerá en el acuerdo comercial con México y EU:

La leche importa

Desde hace mucho tiempo Canadá mantiene una política llamada “gestión de suministros”, para apoyar a sus productores de lácteos y granjeros avícolas, quienes se concentran principalmente en Ontario y Quebec, las dos provincias más pobladas y políticamente sensibles. Después de décadas de quejas por parte de la industria de lácteos de EU, la administración de Donald Trump presiona para que Canadá haga grandes concesiones y abra su mercado.

Ottawa se resiste, y sus funcionarios de más alto nivel han insistido en que no van a desmantelar el programa. La oficina de Lighthizer publicó un comunicado en el que se queja de que Canadá no cede en “agricultura”, y lo expuso como una falla significativa. 

Canadá abrió algunos espacios a la Unión Europea en los productos lácteos en su reciente Acuerdo Integral sobre Economía y Comercio, por lo que Ottawa demostró que no es completamente intransigente en el tema.

Gestión de disputas
El acuerdo original del TLCAN incluye un capítulo sobre resolución de disputas, que permite que un panel de representantes decida si los aranceles compensatorios o antidumping los impuso injustamente uno de los países que pertenecen al acuerdo.

 Esta disposición fue una demanda clave en las negociaciones originales del tratado, y se mantiene como una prioridad para Ottawa porque le permite a su industria de madera impugnar los aranceles que impuso EU en el pasado. Sin embargo, la administración de Trump sostiene que estos paneles infringen la soberanía de su país y no tiene la intención de eliminarlos.

En Canadá, se libra un debate sobre si vale la pena sacrificar todo el acuerdo por esto, ya que rara vez logró grandes victorias. Mientras tanto, surgen otras preocupaciones sobre el destino de un capítulo distinto que permite a las entidades privadas demandar a los gobiernos en un escenario supranacional —conocido como solución de controversias entre inversionistas y estados— que EU también intenta restringir. 

En el acuerdo al que llegaron EU y México, se conservó la medida para cinco industrias sensibles. Canadá ofrece mantenerlo con México y eliminarlo con EU, pero se esperan regateos de último minuto.


Los molestos aranceles

El desenlace de las negociaciones del TLCAN se desarrollaba este verano mientras la administración de EU avanzaba con los planes de imponer aranceles sobre el acero y aluminio a Canadá y México, con una justificación de que son por motivos de seguridad nacional.

 Esa decisión se recibió con incredulidad y enojo tanto en la Ciudad de México como en Ottawa, donde los funcionarios juraron que no habría un nuevo acuerdo comercial a menos que Washington retirara los aranceles de inmediato. Pero el acuerdo al que llegó México con EU no incluyó ninguna promesa de abandonar los aranceles con base en la seguridad nacional por parte de la administración Trump.

 Para empeorar las cosas, la Casa Blanca sigue con sus amenazas de imponer nuevos aranceles a los automóviles de Canadá. Es difícil imaginar que Ottawa acepte cualquier acuerdo que no le garantice alguna forma de protección contra ese tipo de medidas unilaterales.

El Dato. 1.2
miles de millones de dólares anuales es el valor del comercio entre México, EU y Canadá


Guerras culturales

Debido a que el acuerdo original del TLCAN se alcanzó a principios de la década de 1990, se queda corto en cuanto a las disposiciones relacionadas al comercio digital y la propiedad intelectual, por lo que era necesario establecer nuevas disposiciones en las conversaciones. En general, EU presiona por una expansión del comercio digital, que incluye restricciones a los requisitos de almacenamiento de datos locales y protecciones fuertes de patentes.

 Pero Canadá tiene necesidades específicas, entre ellas la insistencia de que sus comunidades francófonas, que se concentran en la provincia de Quebec, así como sus poblaciones indígenas, estén protegidas de una avalancha cultural de EU.


NOTAS MÁS VISTAS