No dejes al ultimo tu Afore

Finanzas Personales

No dejes que las presiones, compromisos o incluso la relajada vida que actualmente llevas te haga olvidar el futuro.
En México, 6.5% del sueldo de los trabajadores se abona a su Afore, una de las tasas más bajas del mundo (Shutterstock).

Arturo Vallejo

Es una realidad, 4 de cada 10 mexicanos continúan trabajando pasados los 65 años (la edad oficial de retiro), a pesar de que la mayoría sueña con dejar de hacerlo, incluso, a los 55, según la Encuesta ¿Cómo viven el retiro los mexicanos?, realizada por la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore). Y la mayoría de estas personas no lo hace por gusto, sino porque necesita el dinero. 

En México, el retiro laboral no parece ser una aspiración, sino algo en lo que se intenta pensar lo menos posible. Únicamente 20% de la población ha hecho planes para su futuro, el restante lo asocia con la vejez, la inactividad y la exclusión social, de acuerdo con la encuesta de la Amafore

No obstante, el Consejo Nacional de Población estima que para 2050, la tercera parte de los mexicanos será de la tercera edad. 

Muchos de ellos necesitarán una cantidad considerable de recursos para cubrir sus necesidades, por lo que existen herramientas que pueden ayudarte a prever las circunstancias que se te presentarán cuando dejes de trabajar y planear un retiro con la menor cantidad de preocupaciones posibles. 

¿Por qué pensar en mi retiro? 

Para Laura Medina, coordinadora del Programa de Educación Financiera de la Amafore, el tema del retiro se puede resumir en dos aspectos fundamentales: el patrimonio y la salud. 

Por un lado, el objetivo es aprovechar nuestros años productivos para hacernos de un patrimonio. En este sentido, de acuerdo con datos de la Amafore, más de una cuarta parte de los mexicanos retirados depende económicamente de algún familiar, principalmente de los hijos

Por otro lado, Laura Medina explica que “ahora pasamos muchos años en la tercera edad, porque la edad de retiro es de 65, pero la esperanza de vida está cerca de los 80 y algunas personas viven más. Estos son años en los que ya no tienes un ingreso, pero tus gastos pueden ser fuertes, sobre todo, en temas de salud”.



De acuerdo con Laura Medina, en países como Suecia, el ahorro para el retiro obligatorio ronda 20% del sueldo de una persona, lo que permite alcanzar pensiones muy altas. “En México tenemos una de las tasas de ahorro obligatorias para trabajadores más bajas en el mundo, 6.5% del salario. Con ese ahorro recibirías, conservadoramente, 35% de tu último sueldo”, dice la experta. 

Para subsanar este problema existen las aportaciones voluntarias, mediante las que puedes aumentar tu ahorro en las cantidades que quieras de acuerdo con tus posibilidades, lo que también se reflejará en la pensión que contrates. 

Una de las ventajas de estas aportaciones es que ofrecen un mejor rendimiento que el resto de tu cuenta de ahorro. De hecho, a la hora de hacerlas, generalmente te preguntarán a cuál fondo quieres que ingresen y con qué horizonte de inversión, pues pueden ser de corto, mediano y largo plazo. 

Con el fin de aumentar la captación de estas aportaciones, las Afores han implementado sistemas para poder realizarlas por domiciliación, transferencias electrónicas, depósitos bancarios y depósitos a través de tiendas de conveniencia, entre otros.



¿Y si no cotizo en el IMSS? 

“El nuevo sistema permite a los trabajadores independientes abrir una cuenta en una Afore. No tienes pretexto, puedes ahorrar para el retiro y recibir los mismos rendimientos que tiene una persona que trabaja de manera formal. La posibilidad está abierta para todos”, explica Medina. Si eres independiente, la diferencia es que no tendrás las aportaciones de la empresa ni del gobierno, sino que el esfuerzo es enteramente tuyo.

Para elegir la Afore que más te convenga, consulta los reportes de la Consar y selecciona aquella que te ofrezca los mejores rendimientos, pero que las comisiones no estén dentro de las más elevadas. Haz una análisis y selecciona un punto medio, que te permita hacer crecer tu ahorro sin costos elevados. De igual forma, recuerda que puedes cambiar de Afore hasta dos veces al año.



¿Hay otras opciones además de la Afore? 

Para sustituir o complementar la Afore también existen planes personales de retiro: una gama muy amplia de instrumentos financieros que pueden incluir seguros y fondos para el retiro. “Están dirigidos, en primer lugar, a los trabajadores independientes que no tienen Afore”, y en segundo lugar a los que quieren complementar y diversificar sus ahorros”, comenta Silvia Luna

En estos instrumentos tú estableces la cantidad fija periódica. La institución toma de tu cuenta bancaria el monto y en automático lo deposita en el fondo. Además, se pueden hacer aportaciones adicionales en cualquier momento. La administradora capta el recurso y lo gestiona a través de una inversión o un seguro. 

​Algunos de estos planes concluyen cuando llega la edad de retiro, 65 años, pero también pueden contratarse para los 50, 55, 60 o 70 años. Cuando termina el plazo se tiene la opción de dividir tu ahorro en una pensión, con las condiciones que quieras, o retirar el capital que hayas reunido. 

“La mayoría de los planes ofrece alternativas. Puedes pedir un periodo de descanso, también puedes modificar el monto de tu aportación y si has hecho aportaciones adicionales, cuando ya no puedes seguir aportando, estas se toman para cubrir lo que falte”, dice Silvia Luna.

El Dato. 4 de cada 10
mexicanos siguen trabajando después de los 65 años.

¿Entonces cuánto debo ahorrar? 

Ya sea en planes personales o en ahorro voluntario de la Afore, la recomendación es ahorrar al menos entre 10 % y 15% de los ingresos brutos (antes de impuestos) para que el resultado vaya más de acuerdo con tus ingresos cuando te retires. 

Para Laura Medina, “lo más recomendable es acudir a la Afore para que te ayude a realizar el cálculo de cuánto debes ahorrar si quieres obtener, por ejemplo, 80% de lo que ganas hoy”. La Consar, añade, te manda un informe provisional en el estado de cuenta de tu Afore, donde te indica cuánto obtendrías al retirarte con base en la cantidad que has ahorrado. 

Para saber cuánto necesitas ahorrar mensualmente para tu retiro, Laura Medina recomienda una fórmula simple: 

•A qué edad estás empezando. 

•Cuál es tu capacidad de ahorro. 

Con base en ello, elabora un presupuesto y recuerda que lo más importante de todo es la planeación: qué quieres y qué necesitas para tenerlo, y a partir de ahí armar un plan de ahorro. 

¿Y si no empezaste desde joven? 

Siempre hay algo que puedes hacer. A lo mejor no conseguirás el ahorro que te hubiera gustado, pero si no lo hiciste antes, por poco tiempo que te quede antes de tu jubilación, siempre puedes hacer un esfuerzo para ahorrar mientras tengas un trabajo. Nunca es tarde, ese es el consejo más importante. 

“Debes seguir ahorrando y trabajar lo más que puedas, para no ser una carga para las siguientes generaciones. Y entender que tú eres responsable de ti mismo”, concluye Medina.



​​

NOTAS MÁS VISTAS