Prevén cierre de 850 negocios por ambulantes

José Juan Ayala, dijo que urge que se apliquen políticas públicas para abatir fenómenos como el ambulantaje, inseguridad y servicios públicos en esa zona de la ciudad.
9 mil Negocios operan en la zona del Centro de los que en promedio dependen cuatro familias por unidad (Andrés Lobato)

Verónica López y Elena Domínguez

De enero de 2017 a la fecha cerraron o cambiaron de giro 250 negocios en el Centro Histórico de la capital poblana y, otros 850 comercios están en riesgo de pasar por la misma situación si no se aplican políticas públicas para abatir fenómenos como el ambulantaje, inseguridad y servicios públicos en esa zona de la ciudad.

El presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez expuso en entrevista que el año 2018 cerró con número negativos en materia de ventas, ya que se observó un 15 por ciento de ingreso menor a lo reportado un año antes.

El empresario atribuyó la baja a factores económicos, políticos y sociales, por lo que hizo un llamado a las autoridades capitalinas a implementar estrategias para “rescatar” el principal corredor comercial del estado, de lo contrario, advirtió que se perderán cientos de empleos.

“Cerramos una temporada difícil económicamente hablando. Hay una acumulación de situaciones, hace tres años los saqueos por el gasolinazo en enero, después el sismo de 2017, después la invasión del comercio informal, después sus pruebas piloto para peatonizar ciertas calles, la restricción del transporte, todos estos eventos se acumularon y sucede que como comerciantes, vamos invirtiendo nuestro capital, hacemos esfuerzos, pero lamentablemente nuestra economía ya no nos permite seguir subsistiendo y ahora lo que hacemos primero es despedir personal y luego el cierre”.

Consideró que Puebla pasa por momentos difíciles en materia política y en imagen pública, ante un aumento en la percepción de inseguridad como lo reveló la más reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) que arrojó que 93.4 por ciento de los poblanos considera riesgoso vivir en la capital del estado.

“Esperemos que la autoridad ya tenga una estrategia definida para combatir el comercio informal, darles áreas fuera del Centro Histórico y puedan realizar su venta, si esto no se hace y la economía sigue igual, estimamos que se ponen en riesgo alrededor de 850 comercios que, para mediados de marzo o mayo algunos tendrían que reajustarse y en ese sentido despedir personal”.

En la zona del Centro histórico operan más de 9 mil negocios, de los que en promedio dependen cuatro familias por unidad, “al menos 10 mil familias han dejado de percibir ingreso por los cierres que se han dado y lo que tenemos como resultado a casi cien días de gobierno municipal es que no hemos visto implementadas políticas públicas que favorezcan a quienes sí pagan impuestos”, comentó.


Prevalece caos vial y ambulantaje



Aunque el ayuntamiento retiró a los comerciantes ambulantes que se colocaban sobre la calle 5 de Mayo, los informales prevalecen de la 8 a la 16 Poniente y de la 3 a la 5 Norte, en donde los puestos ya ocupan un carril del paso vehicular.



En un recorrido realizado por MILENIO PUEBLA se observó que las calles donde se presenta un mayor problema para la circulación es la 10 Poniente, ya que además de la presencia de informales, se reanudó el paso del transporte público, que sólo ocupa un carril a causa de la colocación de ambulantes.



La 10 Poniente además, no está vigilada por elementos de Tránsito, aunque se viola consistentemente el Código Reglamentario Municipal, porque no se respetan las paradas del transporte, los automovilistas se pasan los semáforos y la contaminación auditiva es alta por el sonido de los claxon.



A lo largo de la calle 5 de Mayo, donde se ubicaron los informales durante las fiestas decembrinas, ya sólo prevalecen globeros, incluso, hay personal de seguridad en la calle para asegurar que no se coloquen otra vez.



El grupo que se mantiene como cada fin de semana, es el de las botargas y los payasos, éstos se ubican sobre la calle 5 de Mayo entre Reforma y la 2 Poniente.



La invasión de ambulantes inicia en la 6 Oriente, donde se ubican vendedores de perfumes, bolsas y pulseras, de igual forma, en el pasillo de la plaza La Victoria, donde también hay informales que incluso venden alimentos.



Adelante, sobre la 8 Poniente, la circulación vehicular se redujo sólo a un carril, dado que los ambulantes ocupan las banquetas y una parte de la vialidad para colocar sus mercancías, incluso, es complicado el paso para los peatones, que sólo cuentan con un área menor a un metro entre dos filas de informales.



Lo mismo ocurre en la calle 10 poniente, donde algunos negocios amplios como la Plaza de la Tecnología pierden visibilidad ante la presencia de informales que venden productos similares a los que se ofrecen al interior.



ARP

NOTAS MÁS VISTAS